Ilustrador sin título

Venus a lápizA principios de este verano me planteé un reto personal y profesional: conseguir el título de Ilustrador, el de Ciclo Superior, el que se escribe con la primera “I” en mayúscula. Dado que  las academias que impartían cursos de ilustración no me garantizaban el mismo nivel que la enseñanza pública y su precio era inasumible, decidí liarme la manta a la cabeza y optar por una de las pocas plazas que ofrecía Arte10, único centro público con esta titulación en Madrid.

En el momento de la inscripción para el examen de acceso (25 euros por intentarlo) ya se me advirtió de que las 46 plazas estarían muy disputadas, teniendo preferencia para las mismas aquellas personas que tuviesen títulos de Bachillerato artístico, Bellas artes o Arquitectura, entre otros requisitos que yo no cumplía… ¡¡quién me mandaba a mí estudiar Publicidad!!. Aún así, como ya echaba de menos lo de hincar los codos en verano y no soy muy de playa, decidí quedarme en Madrid todo agosto y septiembre, practicando y estudiando.

Dos pruebas prácticas y una teórica convirtieron mi verano en una agradable y constante lucha contra los libros de texto de bachillerato (COU en mis tiempos), el dibujo al natural de esculturas y puentes de las calles de Madrid y las acuarelas. Un mundo casi nuevo para un gregario del Photoshop y el Illustrator como yo, más acostumbrado a que le hablen de CMYK, hexadecimales y curvas de Bézier que de mezclar gotas de color en un vaso de Nocilla vacío.

Como el lector habrá podido adivinar por el título, el resultado no fue completamente el deseado, ya que los evaluadores de la Escuela de Arte Número 10, en un alarde de falta de criterio, decidieron que mis habilidades pictóricas no estaban entre las 23 mejores de los 263 presentados. Sin embargo, no se queda uno con mal cuerpo por haberlo intentado y no haberlo conseguido. Por un lado, porque el mal cuerpo lo deja el no intentarlo (por mucho que diga el maestro Yoda), y por otro, porque el propio camino ha resultado muy interesante para ver mi propio oficio desde otra perspectiva.

Por si a alguien le queda alguna duda, seguiré dándole al lápiz, al escáner, a la acuarela, al pilot, al Photoshop y al Illustrator con más ganas que antes, por mucho que me digan que eso de “ilustrador” tengo que escribirlo todavía con minúscula.

Y por cierto, mi Venus quedó cojonu…  quedó muy bien (imagen de mi obra maestra robada con el móvil tras el examen).

Comments

  1. Miguel

    eres muy bueno con los bocetos. :-) - soy ilustrador, al igual que tu tambien soy autodidacta. creo que una tableta digializadora aumentaria aun mas tu calidad, y un cambio de software si kieres ilustrar con sombras y aspectos mas realisas, corel painter x12, es muy potente y es 100% orientado a ilustradores y artistas graficos a diferencia del photoshop que es mas orientado al diseño grafico con aspectos anexos a ilustracion, sige asi… llegaras lejos si sabes invertir tu talento..

  2. Pingback: Cıvata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *