Ilustrador sin título

Venus a lápizA principios de este verano me planteé un reto personal y profesional: conseguir el título de Ilustrador, el de Ciclo Superior, el que se escribe con la primera “I” en mayúscula. Dado que  las academias que impartían cursos de ilustración no me garantizaban el mismo nivel que la enseñanza pública y su precio era inasumible, decidí liarme la manta a la cabeza y optar por una de las pocas plazas que ofrecía Arte10, único centro público con esta titulación en Madrid.

En el momento de la inscripción para el examen de acceso (25 euros por intentarlo) ya se me advirtió de que las 46 plazas estarían muy disputadas, teniendo preferencia para las mismas aquellas personas que tuviesen títulos de Bachillerato artístico, Bellas artes o Arquitectura, entre otros requisitos que yo no cumplía… ¡¡quién me mandaba a mí estudiar Publicidad!!. Aún así, como ya echaba de menos lo de hincar los codos en verano y no soy muy de playa, decidí quedarme en Madrid todo agosto y septiembre, practicando y estudiando.

Dos pruebas prácticas y una teórica convirtieron mi verano en una agradable y constante lucha contra los libros de texto de bachillerato (COU en mis tiempos), el dibujo al natural de esculturas y puentes de las calles de Madrid y las acuarelas. Un mundo casi nuevo para un gregario del Photoshop y el Illustrator como yo, más acostumbrado a que le hablen de CMYK, hexadecimales y curvas de Bézier que de mezclar gotas de color en un vaso de Nocilla vacío.

(más…)